sábado, febrero 25, 2006

HISTORIA DE UNA HUELGUISTA

Una limpiadora de Irún relata cómo vive el paro indefinido, que hoy cumple un mes.

Nieves González, de 54 años, ha sacado adelante a sus dos hijos a golpe de fregona y escoba, cosa que le llena de orgullo. "Soy una persona, ante todo, soy una persona digna", dice. "Ya estoy harta de que se nos mire mal y se desprecie nuestro trabajo, social y económicamente". Nieves González limpia desde hace 13 años para el Ayuntamiento de Irún a través de subcontratas, ahora mismo en la ikastola Belaskoenea. "Hago el mismo trabajo que otras empleadas", pero cobrando el 35% menos. Eso, de septiembre a junio, porque en julio y agosto, le toca irse al paro. "Y eso para la jubilación, ya me dirás..." Por eso está en huelga desde hace un mes, para exigir "un trato digno".
Ésta no es la primera protesta laboral a la que se enfrenta. Separada hace 14 años y viuda desde hace siete meses, vivió hace un lustro el paro sectorial de la provincia. Las trabajadoras de la limpieza de San Sebastián prolongaron entonces la huelga un mes más que el resto de las empleadas y lograron la equiparación salarial con las funcionarias o con aquellas subcontratadas que limpian aulas de Secundaria para el Gobierno vasco. "Aquella [huelga] fue bastante dura y, por lo que se ve, ésta lo va a ser aún más. Llevamos ya un mes paradas y nadie se quiere sentar a negociar". Ella tiene claro que esta vez llegará hasta el final. "Sin duda y siempre que estemos todas unidas [son 58], y lo estamos, la huelga irá para adelante, aunque nos tengan que ayudar económicamente familiares o incluso gente de fuera. Porque esto tenía que estar solucionado hace ya cinco años".
La huelga, en todo caso, empieza a hacer mella en la economía de algunas de las empleadas en paro. Sólo parte de las afiliadas a ELA -también hay de LAB, ESK y no pertenecientes a ningún sindicato- disponen de caja de resistencia, pero no alcanza a cubrir de media más del 40% de lo que dejan de percibir entre todas. De hecho, a Nieves González no le ha quedado otro remedio que buscarse "la vida por ahí". "Estoy acostumbrada a trabajar a destajo", confiesa. "Cuando me separé, mi marido estaba en paro y tuve que aceptar un empleo extra de seis a ocho de la mañana para sacar a mis hijos adelante. Limpiaba en la academia municipal de pintura del Ayuntamiento de Irún y cobraba 16.000 pesetas, no me importa decirlo", recuerda.Esta mujer ha sentido como una ofensa personal la reciente orden dictada por el consejero de Empleo, Joseba Azkarraga, para reforzar los servicios mínimos tras apreciarse problemas de higiene en centros escolares y en la residencia de ancianos. ¿Dónde se quedan los derechos de los obreros?, se pregunta indignada. "Azkarraga ha favorecido al sector más poderoso", sentencia. Con todo, reconoce que hace unos días sintió pena al ver el estado en que se encuentra la ikastola Belaskoenea. "En el momento en el que percibamos una mínima intención de diálogo iremos a ponerlo todo txukuna [limpio]. Pero, de momento, el Ayuntamiento hace oídos sordos. Y nosotras seguimos adelante con nuestra protesta"

TELEPERFOMANCE recurre al control de esfínteres

En Unión Fenosa se recurre al control de los esfinteres para conseguir el control de los trabajadores de Teleperformance


COMFIA-CC.OO. denuncia la presión a la que se ven sometidos los trabajadores y trabajadoras de teleperformance empresa que gestiona la oficina telefonica de Unión Fenosa en Galicia, la misma amenaza con no dejar a sus trabajadores ir al baño cuando lo necesiten, si la sección sindical de CC.OO. consigue por medio de denuncias en inspección de trabajo el cumplimiento de los tiempos de descanso de pantallas a que obliga el Convenio Colectivo de Telemarketing.


En pleno ejercicio de las teorías Freudianas, la responsable de la Oficina de Atención Telefónica de Galicia de Unión Fenosa, Pilar Fernández amenaza a los trabajadores y trabajadoras con impedirles ir al baño a hacer pipi o popo cuando lo necesiten. Todo ello en caso de que la Sección Sindical de CC.OO. consiga que la Inspección de Trabajo obligue a la empresa que gestiona este servicio de Unión Fenosa, a cumplir el Convenio de Telemarketing en cuanto a los descansos. Y es que en este servicio de Unión Fenosa, van más allá que en aquel supermercado de Buenos Aires, que para que sus trabajadores no perdieran “demasiado” tiempo haciendo sus necesidades, les suministraban pañales. En caso de Teleperformance, ni eso, simplemente se amenaza con no poder ir al baño cuando lo necesiten sin proporcionarles al menos, pañales para casos de urgente necesidad. Y así empleando el control de los esfínteres, se intenta anular la voluntad del trabajador para que acepte cualquier orden de la Empresa en este caso de su representante Pilar Fernández sean estas del tipo que sean. Pero que hacer cuando el método del control del esfínter empieza a mostrar síntomas de agotamiento. La solución es coger a sus trabajadores, y en medio de su jornada de trabajo, enchufarles a un televisor, y proyectarles un video, de… imagínense, no sobre la situación del sector eléctrico o algo similar para que se forme al trabajador sobre lo que tienen que explicar a los clientes de Unión Fenosa. La mejor solución para intentar que el trabajador no salga de ese intento de anulación de su voluntad, es proyectarle un video de…gansos. El mensaje con el que se intenta manipular a los trabajadores es sencillo, los gansos en su migración siguen ciegamente al ganso guía independientemente de a donde les lleve éste y las consecuencias que esto acarree, con esto lo que se intenta es decir a los trabajadores que al igual que los gansos no tienen derecho a cuestionarse ni a donde van ni las consecuencias del viaje. La oficina de atención telefónica de Galicia de Unión Fenosa, es esa oficina donde se atienden las llamadas que usted realiza cuando no tiene luz, quiere contratarla, la factura de la luz esta mal… Sus trabajadores trabajan 24 horas a turnos, en el que se controla por sistema informático todo, desde cuanto tiempo tarda un agente en resolver su llamada, a cuanto tarda en hacer pipi o popo. Se le graba lo que usted dice, se puede escuchar por cualquiera de los coordinadores o supervisores o por el propio responsable de Unión Fenosa lo que le cuenta el trabajador a usted y claro está lo que usted le cuenta a él. Esto no es nada, porque en este paradigma de la eficiencia empresarial en el tratamiento de la mano de obra la cosa va más allá. Se imagina que usted esté tan tranquilo el domingo por la tarde, viendo su partido de fútbol y que le llama su jefe para que inmediatamente se incorpore a su puesto de trabajo. Este es el pan nuestro de cada día en esta oficina de Unión Fenosa. Y usted se dirá, al menos la empresa pagará esta disponibilidad, y yo le diré, puse va a ser que no. Ejemplo máximo de eficiencia empresarial, la empresa llama a todos sus trabajadores cobren o no por esa disponibilidad y incluso aunque estén en pleno disfrute de sus vacaciones. Entonces se preguntarán donde esta el truco, porque a buenas horas ustedes cogerían el teléfono, o harían caso a su jefe y se irían a trabajar. Claro que para eso está el miedo creado por un mercado de trabajo inestable, donde continuamente se propone abaratar el despido. Y claro, frente a esto, al que, o por dignidad o porque no se le haya ocurrido una buena excusa, se halla negado a acudir a la llamada de Pilar Fernández, se le queda en la cabeza durante el resto del fin de semana, la preocupación por su puesto de trabajo, o por posibles represalias, que de hecho las hay. Antes de crearse la Sección Sindical de CC.OO. en Teleperformance el sistema que utilizaba Pilar Fernández con los trabajadores y trabajadoras de la Oficina Telefónica de Unión Fenosa era un sistema maternalista, donde como su propio nombre indica la responsable del servicio ejercía de madre. A partir de la constitución de la Sección Sindical de CC.OO. se ha intentado reiteradamente negociar todo este tipo de situaciones y muchas más que se dan, pero hasta la fecha, y muy a nuestro pesar hemos tenido que recurrir a la Inspección de Trabajo y al Juzgado de lo Social.No vamos a seguir permitiendo que estas situaciones ni otras similares sigan produciéndose en la empresa, estamos pidiendo que se respete y se aplique no ya solamente el Convenio colectivo sino también los derechos fundamentales de los miembros de la Sección Sindical de CC.OO., de los afiliados y simpatizantes de CC.OO. y por supuesto de todos los trabajadores y trabajadoras de la Oficina Telefónica de Unión Fenosa.
Secretaría de Acción Sindical de Comfia-CC.OO- Galicia

TELEFONICA TEABLA

Hace ya varios años nuestra Telefónica decidió cambiar su imagen y transformó su logo más usado en éste:
Telefonica.

Las personas sensibles al idioma sufrimos entonces con este desprecio a la ortografia y lo manifestamos por escrito en la sección "Cartas al director" del periódico regional. Seguramente, mis alumnos de ese año recordarán los escritos que enviamos para pedir que se repusiera el acento "perdido u olvidado".
Esta mañana, al pasar por una muy céntrica calle de mi ciudad , me quedé de piedra y lamenté no disponer de un móvil con cámara para fotografiar el anuncio de una tienda que dice literalmente: "Telefonica te abla", cambiando el modelo de letra en cada palabra.
Me pregunto qué tiene esta empresa con la lengua para perpetrar tan flagrante agresión que irrita los ojos. ¿Creerá que así va a aumentar la clientela?...
Lo que está a la vista es que quienes nos dedicamos al noble oficio de enseñar Lengua Española lo tenemos harto difícil, porque somos como enanos luchando contra gigantes poderosos que día a dia, a dentelladas, despedazan la labor silenciosa que se hace en las aulas.
Incluyo a continuación una imagen que no es exactamente igual a la que yo ví, pero repite el error:

Las reglas de ortografía de uso de la hache se estudian en los cursos 5º y 6º de Primaria. ¿Cómo convencer a los niños de que sean cuidadosos y no pongan faltas en sus escritos?
Servido por MªEvelia

lunes, febrero 20, 2006

Sin el mute

Primera parada: edificio de telemarketing de Amena, en la calle Palos de la Frontera.
Estamos frente a un edificio de varios pisos, tiene todas las luces encendidas pero ningún signo de vida en su interior: hoy es fiesta y las oficinas están cerradas. En principio es un edificio de oficinas normal, tipo aséptico-práctico. Lo que llama la atención es la presencia de los dispositivos de vigilancia de la entrada (un escáner para bolsos, cámaras de vigilancia,…) pero, sobre todo, la falta de cualquier tipo de distintivo, logotipo, panel, que indique que se trata del edificio de una empresa con nombres y apellidos, de un espacio de trabajo. Ni rastro.
Frente a este elocuente camuflaje nuestras guías nos comienzan a explicar el complejo entramado de las compañías de telemarketing: nos hablan de su propia empresa, de la falta de formación, del contenido del trabajo, de la identificación o no con el mismo, de lo que este trabajo puede afectarte y de las defensas que se crean para esto no suceda.
Algunas empresas (como Amena) realizan sus propios trabajos de telemarketing y disponen de sus propios espacios de trabajo equipados a este efecto. Pero la empresa a la que pertenecen nuestras compañeras, Qualytel, es una empresa cuy@s emplead@s trabajan en campañas de telemarketing para otras empresas, en régimen de subcontrata. Qualytel cuenta con 600 emplead@s a su cargo, carne de subcontrata, algun@s se encuentran en sus propios edificios, a otras se les envía a los inmuebles de la empresa o institución para la cual estén realizando la campaña de turno. Estas campañas tienen una duración variable (lo mismo las hay de un mes que de 10 años y se llevan a cabo para todo tipo de empresas o instituciones clientes (para el Insalud, el Instituto de la mujer, Madritel,…).
Para entrar en la empresa lo que te piden es facilidad de palabra. Luego ya, según la campaña pueden exigir unos conocimientos más específicos: para la de Telepadre (asesoría para realizar de la declaración de la renta), por ejemplo, se pide la carrera de económicas o de empresariales. Entre las personas que acuden a este tipo de trabajos hay un porcentaje muy alto de gente joven y universitaria (en torno a un 70 por 100). Aunque ahora está entrando también gente más mayor, gente de mediana edad que se encuentra en el paro y no tiene más remedio que currar en lo que hay. También existe un componente elevado de mujeres: por una parte, es cierto que este parece el tipo de trabajo que corresponde al perfil que se tiene de las mujeres, que requiere las típicas cualidades asociadas al género femenino como la amabilidad, la sonrisa permanente, la capacidad de comprensión, de comunicación, de afecto,…. Por otra, es que son principalmente ellas, nosotras, las mujeres, las que en mayor proporción se presentan a las entrevistas ¿acaso porque también somos las más afectadas por la precarización del mercado laboral? En la empresa, la formación que reciben l@s emplead@s es escasa o nula. Anteriormente, antes de recibir el contrato se solía pasar por una semana de curso de formación no retribuido (ahora, por convenio, estos cursos han pasado a ser de tres días), tras el cual te podían contratar o no. Durante este tiempo la formación consiste en estar trabajando gratis: lo que aprendes, te lo enseñan tus compañer@s. La empresa, eso sí, te enseña ciertas palabras tabú, palabras que nunca se han de decir al cliente, como por ejemplo, que una empresa nunca tiene problemas, sino incidencias. Las trabajadoras, más creativas, también inventan su propio lenguaje y expresiones como la del túnel negro (cuando te pones a consultar datos y dejas al cliente colgado esperando) o la de la sonrisa telefónica (esa sonrisa automática, de amabilidad forzada, cuando contestas a una llamada).
Al principio todo el mundo está asustado, piensas que no sabrás cómo atender una llamada, que no encontrarás qué decir: pero enseguida te das cuenta de que tras las primeras cinco llamadas que recibas, el resto serán todas semejantes… Pero es cierto que no todas las campañas son iguales: es muy distinto llevar a cabo una televenta, que atender llamadas de urgencia del 061 (Insalud) o de mujeres maltratadas de la línea 900 (campaña de malos tratos del Instituto de la Mujer). Aunque para la empresa todo es lo mismo: no existen protocolos para estos trabajos más delicados que se desempeñan sin haber recibido ningún tipo de formación especial (se aprende, como siempre de l@s compañer@s) y se les aplica la misma política despiadada de obtención de beneficios. Lo que significa que has de hacer de tripas corazón y si te llaman al 061 para pedir una ambulancia tu tarea consiste en convencer al cliente para que renuncie a ella y acuda al ambulatorio más cercano, o si hablas con una mujer que acaba de ser maltratada has de intentar que la llamada sea lo más breve posible, de desviarla cuanto antes al psicólogo o al abogado, según el caso. No hay seres humanos del otro lado del hilo, sólo clientes, fuentes de beneficio. Así que a la empleada se le pide también un a cierta “deshumanización”.
¿Cómo te afecta esto? Pues mucho. Te pasas ocho horas al día recibiendo llamadas, así que llegas a casa y si suena el teléfono al descolgarlo contestas con un inevitable “¿Madritel dígame?” Cómo tú trabajo consiste sobre todo en aguantar broncas, mucha gente se amarga muchísimo. Tienes que empeñarte de veras para impedir que tu carácter se vuelva más seco, para aprender a desconectar y seguir siendo capaz de sonreír de verdad (en vez de poner la “sonrisa telefónica”). Esto exige una dura mentalización: asumir eso, que tú intentas hacer las cosas lo mejor posible pero es que en general no puedes hacer nada, no estas encargada ni cuentas con los recursos para solucionar el problema técnico o humano de la persona a la que atiendes, que muchas veces está enfadada y se desahoga contigo, te descalifica, te tacha de incompetente. Y tú, pues eso, a aguantar el chaparrón y repetirte una y otra vez: yo hago bien mi trabajo, no soy una incompetente, sólo que mi tarea se reduce fundamentalmente a esto: a aguantar el chaparrón. Aunque quizá lo más decepcionante, lo que más afecte, sea el ambiente de trabajo y la inestabilidad. No sé como lo han logrado pero, a pesar de las deplorables condiciones de trabajo, han creado un ambiente de agresividad, de fuerte competitividad. Ya no consiste en que hagas bien tú trabajo, sino en que lo hagas mejor que el resto.
Es todo muy contradictorio. Por un lado la gente que llega piensa que éste va a ser un trabajo transitorio, aspiran a algo mejor. Hay un importante porcentaje de universitari@s que se han creído aquello de que si estudias conseguirás un trabajo adecuado a tu formación. Para ell@s toda esta aventura del telemarketing no es más que algo pasajero, hasta que encuentren su verdadero trabajo. Cuando en vez de tres meses te tiras tres o más años, y cuando después de probar en otros curros, vuelves al desempleo y caes de nuevo en el telemarketing (que siempre queda ahí como alternativa), esta gente se frustra, piensa que no ha logrado lo que se esperaba de ella, que no ha conseguido realizarse. Por el contrario, también hay mucha gente que está encantada. Gente que viene de curros precarios aún peores (telepizzas, buzoneo, mensajer@s, emplead@s de hostelería,…) y para los que este trabajo de oficina supone un mejora. Estás calentit@, sentadit@ y puedes aparentar que trabajas para una empresa importante. En vez de currar para Qualytel siempre te queda la opción de decir que lo haces para Madritel o para el Insalud, para esa empresa cliente que subcontrata los servicios de Qualytel. Además muchas empresas de telemarketing, como Qualytel, instalan sus oficinas en zonas caras de la ciudad (en el barrio de Salamanca, en la Moraleja) de modo que también cabe presumir de que trabajas en Jorge Juan, por ejemplo.

sábado, febrero 18, 2006

Trabajo basura

Resulta que un buen amigo mío, antiguo compañero de penurias en un chiringuito puntocom de lo más pintoresco (con decir que un día vinieron los inversores y el director tuvo que pedir prestados unos cuadros y una mesa de juntas para dar el pego… y no pidió prestados unos EJB´s porque se apañaba con los PowerPoints), hace poco tuvo una idea. Pensando que resultaría muy útil disponer de antemano de referencias sobre las empresas en las que se está considerando trabajar, creó www.trabajobasura.com, empleando su tiempo y dinero. TrabajoBasura es un listado de empresas del sector tecnológico, con un foro donde cualquiera puede expresar su opinión.

Pues bien, mi amigo está teniendo problemas con la justicia. O, para ser exactos, con algún abogado, que a veces una cosa no tiene nada que ver con la otra. Parece ser que “las opiniones vertidas por algunos usuarios del foro perjudican la imagen de sus representados”, en palabras de los propios abogados. Nos ha jodido Mayo con las flores, ¿o sea que la libertad de expresión acaba cuando empiezan los intereses de las empresas? Pues va a ser que sí. Al parecer, todas y cada una de las libertades acaban en ese mismo punto.

No es que me sorprenda. Antecedentes hay muchos, como el caso de David Lozano y Axpe Consulting. David trabajaba para Axpe y estaba descontento por diversas razones. Dejó la empresa, y ejerciendo su derecho a la libertad de expresión publicó un breve artículo en su página web relatando su entrevista de salida. Multitud de internautas escribieron comentarios al artículo, éste empezó a ser enlazado en muchas otras páginas, y en pocos días sucedió lo que yo creo que es la clave del asunto: el enlace subió hasta los primeros puestos de Google al buscar “Axpe Consulting”.

Hoy por hoy David se enfrenta a dos demandas por difamación. Él, a pesar del gasto de tiempo y dinero que le supone, está librando la batalla legal y se ha negado a retirar su artículo o retractarse de sus declaraciones. Es todo un ejemplo de entereza; la gran mayoría hubiera optado por someterse a las exigencias del demandante sólo por ahorrarse los gastos de la defensa al son del “yo no quiero problemas”. Todos deberíamos estar dispuestos a afrontar los problemas derivados de ejercitar nuestros derechos más básicos.

Al webmaster de TrabajoBasura ya le han exigido varias empresas el ser retiradas de su listado, bajo amenaza de “emprender acciones legales”. Ahora le envían una citación con objeto de averiguar la identidad de los autores de ciertos comentarios. Y yo me pregunto: ¿qué les molesta tanto a estos señores? ¿Por qué intentar silenciarnos a todos? ¿De qué tienen miedo? La respuesta es fácil. En España, y presumiblemente en otros muchos países, el sector tecnológico es una estafa a gran escala donde se cobra por un conocimiento, una experiencia y una profesionalidad que no se tienen, un negocio bastante lucrativo en el que los miles de horas que se le roban al empleado y se le facturan al cliente se emplean en solucionar problemas que nunca debieron haberse producido y que son consecuencia directa de la absoluta incompetencia y falta de preparación y de ética de los directivos, casi todos pertenecientes a la simpática generación de los autodenominados “nuevos emprendedores”, que en su mayoría no son más que los pícaros y charlatanes de toda la vida que ahora se lanzan al ruedo de las tecnologías disfrazados de JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Prepotentes). Hace años vendían crecepelo y elixir de la juventud, ahora crecebeneficios y elixir del valor añadido. En ambos casos se aprovechan de lo mismo: la ignorancia y/o ingenuidad de cliente, que para cuando se da cuenta de que no sólo sigue siendo calvo si no que además tiene cáncer de piel, ya no encuentra al estafador por ninguna parte porque se ha dejado barba, le ha cambiado el logotipo al carro y ahora opera en el pueblo de al lado.
Claro, antes no podías irte a internet y buscar “Crecepelo el Honrado Mr. Dodgy” antes de comprar. Ahora, por suerte, la información fluye libremente por las autopistas digitales, más que le pese a los que pretenden vivir de la ignorancia ajena o del simple peaje. La polémica está servida: empresas contra particulares difamadores, periodistas contra intrusos blogeros, sociedades de autores contra piratas comunistas. Es tan obvio que da risa.
Cierto es que en esta autopista circula mucha información falsa. Igual que antes, pero al menos ahora proviene de muy diversas fuentes. Durante la fiebre de las puntocom cada empresa tenía su propio portal de noticias, dedicado en exclusiva al bombo y platillo y la publicidad engañosa. “ChiringuitoOnLine es una empresa joven y dinámica, líder en el sector de la cría de la angula, que cuenta con un equipo de profesionales con cinco lustros de experiencia y que en su primer año de vida ha facturado tropecientos millones. Fuente: ChiringuitoNews.com”. La realidad del asunto es que se ha facturado a sí misma a través de una filial y que al batallón de becarios esclavizados se le han muerto todas las angulas y ahora se pegan setenta horas a la semana pintándole ojos a los fideos.

Hay honrosas excepciones, sí. Empresas que funcionan, que cumplen con el cliente y con el empleado, y que no creo que necesiten poner demandas por difamación.
Yo confío en que la maquinaria de la justicia no se moverá para cerrar un simple foro o silenciar a un particular, si no para solucionar de una vez por todas esta precaria situación laboral que obliga a muchos a vender su juventud a algún farsante. Entretanto, señores JASP, a joderse tocan.

Articulo extraido de aquí

jueves, febrero 16, 2006

Teleoperadoras de AMENA = GILIPOLLAS

Lo unico que queria es dar de baja mi movil y te ponen 200 pegas. Me dan mal el numero de fax para la baja y cuando les llamo preguntando por el numero me piden todos mis datos, entonces les pregunto que para que quieren tantos datos mios para darme el numero de fax y entonces me cuelgan el telefono. Teleoperadoras de Amena=gilipollas.

Y siguen opinando de los teleoperadores para responder

AMENA, vergonzosa atención al cliente

Es avergonzante como se puede tener un servicio de atencion al cliente tan pesimo,ya ni tan siquiera entrare en el tema de...que te hacen pulsar cuarenta mil numeritos del teclado.."que si desea esto pulse tal,si desea aquello pulse lo otro",y tampoco quiero entrar en el rato que se tiran con la dichosa musiquita haciendose la espera interminable...,el tema es que cuando tienes alguna incidencia como es mi caso con el buzon de voz,llamas cientos de veces y cada "persona" que te atiende te cuenta unos pasos a seguir distintos que nada tienen que ver con lo que te dijo la "persona" anterior,lo que vulgarmete conocemos por "marear la perdiz"...es este pais por desgracia ya estamos acostumbrados a eso,aqui lo que les importa es captar clientes y cobrar,y que nos den por saco luego si tenemos problemas.Realmente me averguenzo de ser español con este tipo de cosas.

Teleoperadores incompetentes

Es que hay gente que aún no se entera:

Riendose de la gente.

Solo he llamado a telefonica para que un telefono fijo cambiase de titular y estuvieron toda la mañana cambiandome de operadora en operadora y cuando les apetecia me colgaban el telefono, volvias a llamar y hacian lo mismo, acabas de los nervios y todavia tienen mas que decir. en mi opinion no entiendo como una empresa tan grande tiene gente tan poco preparada y tan poco agradable atendiendo al cliente.
Queja aparecida aquí por si os apetece responder.

MOVISTAR, atención al cliente lamentable

Hace algo mas de una semana decido pasarme de movistar prepago a movistar contrato a pesar de muchos problemas que ya habia tenido con movistar pero bueno me salía mas economico, asi que llamo para hacer el cambio y le pregunto a la operadora que me atiende la llamada: al pasarme a contrato conservo todos los servicios y promociones que tengo activados ahora? operadora:SISISISISI por supuesto... bien pues si es así quiero pasarme a contrato,la chica realiza todos los tramites y me paso a contrato,como me fio poco de movistar y sus operadores accedo a la pagina de movistar (canal cliente) a comprobar si sigo manteniendo mis anteriores servicios y promociones, cual es mi sorpresa cuando veo que me dá la opcion de activar mi favorito cuando ya supuestamente estaba activado... llamo de nuevo al 609 y me dicen: es que los servicios hay que reactivarlos de nuevo (Cosa que en ningun momento me indicó la operadora que me pasó a contrato) bien me activa de nuevo los servicios y me llegan los correspondientes sms indicandolo pero no me llega ningun sms en el que me indique que tambien han activado la promocion 100x1 (que tambien la tenía activada anteriormente),le pregunto a la operadora y me dice que sí que ya está todo activado,vuelvo a acceder a la pagina de movistar y veo que efectivamente MI FAVORITO Y MIS CINCO estan activadas pero NO la promocion 100x1 (me lo suponía) Nosé porque me dice que está activada cuando no lo está pero bueno,vuelvo a llamar y me dice en este caso un operador si si la tiene activada y derrepente me llega un sms en el que me dice que se acaba de activar la promocion 100x1 (tampoco estaba activada,me la estaba activando el operador en el mismo momento de la llamada),pero aqui no acaba la cosa,el 666 para consultar el consumo no funciona asi que llamo para consultar el consumo y me dicen que en 2 dias llevo 7€ de consumo y al decirle que es imposible me indica que son 6€ de activacion por la promo 100x1, pero por dios ! no vamos acabar nunca con esto? yá pagué los 6€ de activacion de la promo cuando tenia prepago y al pasar a contrato se mantenía segun me dijisteis,al ver que ya estaba bastante enfadada me dice no se preocupe que al final de la factura se lo descontaran....mi factura ya se a cerrado pero aun no la he recibido en casa,espero que no se cobren los 6€ porque si no voy a la asociacion de consumidores que ya estoy bastante cabreada con movistar por que no es la primera vez que me hacen una como esta o incluso peor, menos mal que me hice el contrato sin compromiso de permanencia por que sabía lo que podía pasar. CAMBIARÉ DE COMPAÑIA EN BREVE.

Pues te vas a encontrar con otra subcontrata igual o peor, esta es Atento
Esta subcontrata se jacta de tratar a sus trabajadores como basura.

Esta es la queja de un cliente, aparecida en solo quejas.com

Sin el Mute: deriva por el trabajo de telemarketing

Primera parada: edificio de telemarketing de Amena, en la calle Palos de la Frontera.
Estamos frente a un edificio de varios pisos, tiene todas las luces encendidas pero ningún signo de vida en su interior: hoy es fiesta y las oficinas están cerradas. En principio es un edificio de oficinas normal, tipo aséptico-práctico. Lo que llama la atención es la presencia de los dispositivos de vigilancia de la entrada (un escáner para bolsos, cámaras de vigilancia,…) pero, sobre todo, la falta de cualquier tipo de distintivo, logotipo, panel, que indique que se trata del edificio de una empresa con nombres y apellidos, de un espacio de trabajo. Ni rastro.
Frente a este elocuente camuflaje nuestras guías nos comienzan a explicar el complejo entramado de las compañías de telemarketing: nos hablan de su propia empresa, de la falta de formación, del contenido del trabajo, de la identificación o no con el mismo, de lo que este trabajo puede afectarte y de las defensas que se crean para esto no suceda.
Algunas empresas (como Amena) realizan sus propios trabajos de telemarketing y disponen de sus propios espacios de trabajo equipados a este efecto. Pero la empresa a la que pertenecen nuestras compañeras, Qualytel, es una empresa cuy@s emplead@s trabajan en campañas de telemarketing para otras empresas, en régimen de subcontrata. Qualytel cuenta con 600 emplead@s a su cargo, carne de subcontrata, algun@s se encuentran en sus propios edificios, a otras se les envía a los inmuebles de la empresa o institución para la cual estén realizando la campaña de turno. Estas campañas tienen una duración variable (lo mismo las hay de un mes que de 10 años y se llevan a cabo para todo tipo de empresas o instituciones clientes (para el Insalud, el Instituto de la mujer, Madritel,…).
Para entrar en la empresa lo que te piden es facilidad de palabra. Luego ya, según la campaña pueden exigir unos conocimientos más específicos: para la de Telepadre (asesoría para realizar de la declaración de la renta), por ejemplo, se pide la carrera de económicas o de empresariales. Entre las personas que acuden a este tipo de trabajos hay un porcentaje muy alto de gente joven y universitaria (en torno a un 70 por 100). Aunque ahora está entrando también gente más mayor, gente de mediana edad que se encuentra en el paro y no tiene más remedio que currar en lo que hay. También existe un componente elevado de mujeres: por una parte, es cierto que este parece el tipo de trabajo que corresponde al perfil que se tiene de las mujeres, que requiere las típicas cualidades asociadas al género femenino como la amabilidad, la sonrisa permanente, la capacidad de comprensión, de comunicación, de afecto,…. Por otra, es que son principalmente ellas, nosotras, las mujeres, las que en mayor proporción se presentan a las entrevistas ¿acaso porque también somos las más afectadas por la precarización del mercado laboral? En la empresa, la formación que reciben l@s emplead@s es escasa o nula. Anteriormente, antes de recibir el contrato se solía pasar por una semana de curso de formación no retribuido (ahora, por convenio, estos cursos han pasado a ser de tres días), tras el cual te podían contratar o no. Durante este tiempo la formación consiste en estar trabajando gratis: lo que aprendes, te lo enseñan tus compañer@s. La empresa, eso sí, te enseña ciertas palabras tabú, palabras que nunca se han de decir al cliente, como por ejemplo, que una empresa nunca tiene problemas, sino incidencias. Las trabajadoras, más creativas, también inventan su propio lenguaje y expresiones como la del túnel negro (cuando te pones a consultar datos y dejas al cliente colgado esperando) o la de la sonrisa telefónica (esa sonrisa automática, de amabilidad forzada, cuando contestas a una llamada).
Al principio todo el mundo está asustado, piensas que no sabrás cómo atender una llamada, que no encontrarás qué decir: pero enseguida te das cuenta de que tras las primeras cinco llamadas que recibas, el resto serán todas semejantes… Pero es cierto que no todas las campañas son iguales: es muy distinto llevar a cabo una televenta, que atender llamadas de urgencia del 061 (Insalud) o de mujeres maltratadas de la línea 900 (campaña de malos tratos del Instituto de la Mujer). Aunque para la empresa todo es lo mismo: no existen protocolos para estos trabajos más delicados que se desempeñan sin haber recibido ningún tipo de formación especial (se aprende, como siempre de l@s compañer@s) y se les aplica la misma política despiadada de obtención de beneficios. Lo que significa que has de hacer de tripas corazón y si te llaman al 061 para pedir una ambulancia tu tarea consiste en convencer al cliente para que renuncie a ella y acuda al ambulatorio más cercano, o si hablas con una mujer que acaba de ser maltratada has de intentar que la llamada sea lo más breve posible, de desviarla cuanto antes al psicólogo o al abogado, según el caso. No hay seres humanos del otro lado del hilo, sólo clientes, fuentes de beneficio. Así que a la empleada se le pide también un a cierta “deshumanización”.
¿Cómo te afecta esto? Pues mucho. Te pasas ocho horas al día recibiendo llamadas, así que llegas a casa y si suena el teléfono al descolgarlo contestas con un inevitable “¿Madritel dígame?” Cómo tú trabajo consiste sobre todo en aguantar broncas, mucha gente se amarga muchísimo. Tienes que empeñarte de veras para impedir que tu carácter se vuelva más seco, para aprender a desconectar y seguir siendo capaz de sonreír de verdad (en vez de poner la “sonrisa telefónica”). Esto exige una dura mentalización: asumir eso, que tú intentas hacer las cosas lo mejor posible pero es que en general no puedes hacer nada, no estas encargada ni cuentas con los recursos para solucionar el problema técnico o humano de la persona a la que atiendes, que muchas veces está enfadada y se desahoga contigo, te descalifica, te tacha de incompetente. Y tú, pues eso, a aguantar el chaparrón y repetirte una y otra vez: yo hago bien mi trabajo, no soy una incompetente, sólo que mi tarea se reduce fundamentalmente a esto: a aguantar el chaparrón. Aunque quizá lo más decepcionante, lo que más afecte, sea el ambiente de trabajo y la inestabilidad. No sé como lo han logrado pero, a pesar de las deplorables condiciones de trabajo, han creado un ambiente de agresividad, de fuerte competitividad. Ya no consiste en que hagas bien tú trabajo, sino en que lo hagas mejor que el resto.
Es todo muy contradictorio. Por un lado la gente que llega piensa que éste va a ser un trabajo transitorio, aspiran a algo mejor. Hay un importante porcentaje de universitari@s que se han creído aquello de que si estudias conseguirás un trabajo adecuado a tu formación. Para ell@s toda esta aventura del telemarketing no es más que algo pasajero, hasta que encuentren su verdadero trabajo. Cuando en vez de tres meses te tiras tres o más años, y cuando después de probar en otros curros, vuelves al desempleo y caes de nuevo en el telemarketing (que siempre queda ahí como alternativa), esta gente se frustra, piensa que no ha logrado lo que se esperaba de ella, que no ha conseguido realizarse. Por el contrario, también hay mucha gente que está encantada. Gente que viene de curros precarios aún peores (telepizzas, buzoneo, mensajer@s, emplead@s de hostelería,…) y para los que este trabajo de oficina supone un mejora. Estás calentit@, sentadit@ y puedes aparentar que trabajas para una empresa importante. En vez de currar para Qualytel siempre te queda la opción de decir que lo haces para Madritel o para el Insalud, para esa empresa cliente que subcontrata los servicios de Qualytel. Además muchas empresas de telemarketing, como Qualytel, instalan sus oficinas en zonas caras de la ciudad (en el barrio de Salamanca, en la Moraleja) de modo que también cabe presumir de que trabajas en Jorge Juan, por ejemplo.

En el comedor de mi trabajo se está criando el "Mosquito Tigre"

Este fin de semana he visto las fotos de la "torre Agbar", publicadas por el dominical. Que rabia me dió al ver el area de descanso tan relajante, con esos asientos de diseñ, ese ambiente tan chill out. Luego me vino a la mente el comedor de la empresa que subcontrata los servicios de atención al cliente de Aguas de Barcelona, Sorea y demás.... de cuyo nombre no quiero acordarme. El habitáculo que utilizamos para degrutir los operadores no llega a 30 m2, si no nos gusta nuestra comida simple podemos olfatear la del compañero de al lado y como estamos tan juntos compartir manjar. Tenemos una máquina de café y refrescos varios que está inutilizada para el uso ya que desde hace más de mes i medio ha decidido anidar dentro una colonia de hormigas. La ultima vez que saqué un té, tenía tropezones con patas y antenas. La pica de la cocina está tan embozada que creo que se está empezando a criar una variedad del "mosquito tigre". Me gustaría que junto a la web del grupo Agbar se publicara una visita guiada por el zulo donde realmente se da el cayo.

JAZZTEL, no gracias


Jazztel no, gracias. Hace unos días os contaba como me había quedado sin teléfono ni Internet en mi casa: para poder tener ADSL de 20 MB y tarifa única mi línea ha sido portada desde Telefónica, y desde ese día (26 de enero) no funciona.
Respuesta de Jazztel: ninguna. Desde el 26 de enero les he llamado todos los días, pero nadie de Jazztel se ha puesto en contacto conmigo para hacer pruebas, contarme lo que pasa, darme una explicación…
No es la primera vez que tengo problemas con Jazztel, y mi nivel de cabreo es ya considerable, así que usando el eslogan de Jazztel “pasa a la acción” he decidido dar un paso más. Además de varias reclamaciones vía Asociación de Internautas y la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones he decidido poner un banner en la página, al menos hasta que se solucione el problema.
Hasta ahora teníamos buhos (weblogs sin publicidad), conejos (weblogs con publicidad) e incluso buhonejos(digamos que híbridos). Ahora me temo que nace una nueva categoría, la de los “conejos cabreados”, la de weblogers que ponen contrapublicidad.
Mi número de incidencia termina en 6715 (por si alguien de Jazztel lee esto… y decide pasar a la acción)
- 1,2,3… Jazztel otra vez (carta abierta a Leopoldo Fernández Pujals)
- Jazztel 20 megas, Jazztel 20 pegas
Actualización 1
Al día siguiente de escribir esta entrada, me llamó una amable señorita de parte de Jazztel, para decirme que ella personalmente se encargaba de mi incidencia. Le recordé lo del router y dijo “¡ah! ¿pero todavía no lo ha recibido?”. Ese mismo día a las 20.30 horas recuperé la línea telefónica (después de 6 días). Aún no tengo ADSL.
Por cierto, ¿alguien sabe que subcontrata lleva la atención al cliente de Jazztel?
Extraido de Pixel y Dixel